Publicador de contenidos

plan de igualdad
El V Plan para la Igualdad entre hombres y mujeres de la Diputación Foral propone 101 medidas para responder a las necesidades sociales del Territorio
28-12-2022

El V Plan para la Igualdad entre hombres y mujeres 2022-2026 de la Diputación Foral, aprobado esta semana en el Consejo de Gobierno, propone 101 medidas que dan respuesta a las necesidades sociosanitarias actuales y otras que se desprenden de la evaluación del plan anterior. Un documento que se adapta también a los cambios normativos derivados de la modificación de la Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres y vidas libres de violencia machista contra las mujeres y las líneas definidas en el Plan para la Igualdad de Euskadi

 

Para la elaboración de este documento, la institución foral ha contado con la participación de los distintos departamentos forales, las técnicas de igualdad de Ayuntamientos y Cuadrillas, así como de las asociaciones de mujeres del Territorio. Este nuevo Plan tiene una vigencia de cuatro años.

 

Entre las  novedades con respecto al Plan anterior, se incorporan nuevos principios que guiarán las políticas públicas de igualdad como la interseccionalidad. “Esto significa la introducción de una mirada que contribuya a visibilizar los diferentes factores que provocan la desigualdad y discriminación, teniendo en cuenta la diversidad de las personas en cuanto a su sexo/género, identidad de género u orientación sexual, diversidad funcional, racialización, religión, edad, origen, migración u otras circunstancias” ha explicado la directora de Igualdad y Derechos Humanos, Ainhoa Campo.

 

También, el principio del desarrollo humano sostenible que pone de relieve  la incorporación de las dimensiones ambiental, social, económica y de igualdad entre mujeres y hombres en el desarrollo humano global. Además de la erradicación de la violencia machista contra las mujeres, en el que todos los avances en igualdad lo son  hacia su erradicación, y se incorpora, asimismo, el enfoque territorial que enfatiza en el valor de la cooperación para abordar los desafíos presentes y futuros.

 

El V Plan mantiene una estructura similar al anterior, organizado en cuatro ejes, con nuevos programas y medidas que dan repuesta al contexto actual.

 

El Buen Gobierno es el primero de los ejes que agrega como novedad estándares de calidad de las políticas de igualdad consensuados por las Administraciones Públicas Vascas, en el marco de la Comisión Interinstitucional para la Igualdad de Mujeres y Hombres. Esto en la práctica supone el refuerzo de los recursos económicos, humanos y técnicos para el desarrollo de las políticas de igualdad. En este marco de trabajo se va a intensificar el compromiso y apoyo a nivel de Cuadrillas y municipios, de manera que, continúe el apoyo de la red de técnicas de igualdad en el Territorio Histórico de Álava. En este eje destacan medidas como:

  • Diseño de una estrategia de consolidación del modelo de intervención territorial, coordinando los programas de actuaciones del Servicio de Igualdad, Cooperación e Interculturalidad de la DFA y de los Servicios de Igualdad de las cuadrillas.
  • Apoyo y asesoramiento anual a la implantación de la estrategia de mainstreaming y el desarrollo del buen gobierno en el territorio, concretada en el avance anual de los indicadores de calidad.
  • Desarrollo de un proceso de transformación del Consejo Foral de Igualdad de la DFA, al objeto de dotar al mismo de un carácter más estratégico y de una mayor capacidad de impacto.

 

El segundo de los ejes hace referencia al empoderamiento y, específicamente, al económico bajo  una perspectiva alineada con el planteamiento del Plan de Igualdad de la Comunidad Autónoma Vasca. Tres son los objetivos que se persiguen para impulsar la independencia económica y, por tanto, la emancipación social de las mujeres con especial atención a las actuaciones vinculadas con la brecha del tiempo, la de los cuidados y la relativa a la economía reproductiva no remunerada.  Para ello, se proponen identificar situaciones de riesgo de pobreza, impulsar el emprendimiento económico de las mujeres y visibilizar y denunciar la situación de pobreza desde las mujeres desde lo local-global. Entre las actuaciones previstas el documento plantea:

  • La puesta en marcha de un modelo unificado de formación continua en herramientas digitales dirigido al tejido asociativo de mujeres en las Cuadrillas
  • Incorporación de la perspectiva de género en la estrategia para la convivencia y la diversidad de la DFA identificando los múltiples impactos que los estereotipos y rumores producen en la vida de las mujeres inmigrantes
  • Fomentar el emprendimiento femenino en los sectores de futuro (inteligencia artificial, robótica, etc.) y colaborar con los diferentes agentes para impulsar el liderazgo femenino en las industrias y su participación en órganos de gobierno.
  • Impulsar las redes de mujeres empresarias, al tiempo que visibilizar y poner en valor su papel en al ámbito empresarias.
  • Elaboración y reconstrucción de la memoria de las mujeres en el relato y en el imaginario colectivo de la historia alavesa.

 

 

Tercer y cuarto eje

La erradicación de la violencia machista contra las mujeres centra el tercer eje y reúne  actuaciones articuladas sobre tres programas de intervención. El programa referido a la investigación, sensibilización y formación pretende contribuir a la creación de una conciencia social que entienda la violencia machista contra las mujeres como una violación de sus derechos humanos.

 

El relacionado con la detección, atención, reparación y empoderamiento persigue construir una red en el que profesionales y ciudadanía actúen en su protección. Para ello, será fundamental el desarrollo de herramientas y procedimientos adecuados para la detección temprana de las conductas de control y violencia, así como un sistema de apoyo institucional que proporcione a las víctimas una atención reparadora y empoderante. 

 

Y, de otra parte, el programa de coordinación entre las instituciones donde “toma especial relevancia la actuación coordinada y eficaz de los organismos públicos ante la violencia contra las mujeres”, ha detallado la responsable foral, cuyo objetivo es avanzar en la mejora de los sistemas de trabajo y la gestión efectiva de los recursos. Algunas de las medidas adscritas a este eje son:

  • Diseño e implementación de actuaciones de sensibilización y prevención para la erradicación de la violencia machista dirigidas a hombres y chicos jóvenes.
  • Editar una guía dirigida a la ciudadanía sobre qué es la violencia machista y qué hacer en esas situaciones.
  • Desarrollo e impulso de la colaboración con la Asociación de hombres por la igualdad para la sensibilización a hombres y erradicación de conductas machistas, así como la atención a hombres violentos.
  • Puesta en marcha del Centro de Crisis 24 horas de atención especializada a la violencia sexual"

 

Y, por último, el cuarto eje de intervención aborda la organización social de los cuidados. Las medidas recogidas en este eje parten de una premisa que para Ainhoa Campo supone “constatar que el modelo social de cuidados está en evolución y transformación hacia una nueva forma de entenderlo. Y esto es así, en base a los tres tipos que conforman el ámbito de los cuidados en el Territorio como son el institucional, el profesional y los cuidados no profesionales”. Por ello, el Plan plantea una estrategia que permite trabajar desde tres programas en clave de diagnóstico, visibilización y valoración de los cuidados y mejora de éstos. Entre las principales acciones vinculadas a este eje destacan:

  •  Desarrollo de acciones de formación para personas usuarias, familias y profesionales del IFBS al objeto de proporcionar información, aprendizaje y adiestramiento en Gizarea.
  • Apoyo y formación a personas cuidadoras profesionales de personas dependientes en domicilio y recogida de sus principales dificultade.
  • Puesta en marcha y desarrollo del programa ETXEAN BAI para responder al deseo de las personas dependientes de continuar viviendo en sus hogares, a través de servicios y productos innovadores y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Para la directora foral de  Igualdad y Derechos Humanos “hacemos una  apuesta clara por  la igualdad, y, para ello hemos, aprobado esta semana el V Plan de Igualdad con el objetivo de impulsar la necesaria  transformación social, en el camino hacia una igualdad real y efectiva en nuestro Territorio”.